El mito de los antibacteriales

blog header-el mito de los antibacteriales copia

Quiero compartirles un poco de información sobre el uso de los antibacteriales y algunos mitos que giran alrededor de ellos. Es tan frecuente ver pequeños botes antibacteriales en diferentes presentaciones y fragancias colgando de las carteras de las mujeres, adentro de las pañaleras y últimamente están en abundancia en los baños públicos e incluso en los kinders y escuelas, ¿pero nos esta haciendo más mal que bien la dependencia de estos productos y su fácil acceso? Su función principal es prevenir enfermedades, por eso el nombre antibacterial, pero lejos de protegernos contra posibles enfermedades existe algo mas preocupante.  Les cuento porque.

El uso de los jabones antibacteriales nació de la necesidad de mantener un ambiente limpio y libre de bacterias los quirófanos y proteger a los pacientes en los hospitales de contraer otras enfermedades. Sin embargo en la actualidad se utilizan en hogares saludables, donde no se han comprobado los beneficios. Los expertos están preocupados porque estos productos antibacterianos causan resistencia a los antibióticos y cuando se necesita de estos, su efecto ya no es el mismo. También pueden afectar el sistema inmunológico e incluso la flora intestinal causando una mayor probabilidad de alergias en los niños. -Tufts University School of Medicine, Boston, Massachusetts

Más alarmante aun de la probabilidad de causar alergias y volvernos resistentes a los antibióticos es que la mayoría de los jabones antibacteriales, los sprays desinfectantes y hasta las pastas de dientes utilizan triclosan como ingrediente antibacteriano. El triclosán es considerado un pesticida que según estudios realizados alimenta las células cancerígenas. Es considerado un interruptor hormonal, que en algunos casos interfiere con el estrógeno afectando la producción y actividad de otras hormonas como la testosterona y la tiroides. Inclusive se ha vinculado con mayor incidencia de cáncer de seno. Si hablamos del medio ambiente, el triclosán también es muy problemático ya que es tóxico para la vida acuática. -Environmental Working Group.

Sin embargo, la lección de todo esto no es alarmar, ni generar pánico, sino más bien enfocarnos en que al estar informados y conocer esos posibles efectos secundarios podemos tomar decisiones que cuiden de nosotros y nuestras familias y lo mejor de todo es que la respuesta a la prevención de enfermedades es más sencilla de lo que pensamos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que para prevenir enfermedades lo mejor es lavar las manos con agua y con jabón (no antibacterial) por al menos 10 segundos. Esto previene enfermedades y no exponemos nuestras manos ni las de nuestros seres queridos a ingredientes como el triclosán que pueden causar más daño.

Como sociedad a diario vivimos obsesionados con los gérmenes, que pasamos por alto los otros ingredientes en los productos que usamos que si pueden causar un mayor daño en nosotros. Después de todo el ensuciarse, el jugar en charcos de agua o con lodo no solo es sumamente divertido para los niños sino también crea defensas. ¡Los invito este mes a estar atentos a revisar que los otros productos de uso diario, como las pastas de dientes y jabones no contengan triclosán!

Nuestras marcas han sido seleccionadas cuidadosamente, tanto en las fórmulas como en su empaque, buscando no solo cuidar el medio ambiente, si no también, la salud y el bienestar de las familias. Leer más

Dejar un comentario