Lo Sorprendente de la Naturaleza

blog header-dia del padre
En esta ocasión quisiera platicarles sobre como los hijos se van convirtiendo en el reflejo de sus padres y cómo podemos aprovechar eso para ir cultivando el amor a la naturaleza desde el principio. En lo personal, no encuentro mejor ocasión de hacerlo que a vísperas de la celebración del día del padre. He visto como mis hijos se han ido enamorando de su entorno y analizan todo lo que tiene que ver con la naturaleza; en gran parte gracias a mi esposo. Y admiro como desde sus 2 y 5 años ya toman medidas para conservarla gracias a las enseñanzas de él.

Recuerdo tan bien la primera vez que mi hija se dio cuenta que lo que se movía en el cielo era un pájaro volando o cuando mi hijo cortó por primera vez un tomate y se lo metió a la boca. Me dio tanta emoción que sentía como que era también yo quien estaba experimentando esas sensaciones por primera vez. Esas primeras experiencias y descubrimientos son tan especiales que dejan una huella en nosotros y luego a medida que vamos creciendo, con frecuencia olvidamos lo mágico y perfecto que es el vuelo de un pájaro y el comerse un tomate que empezó siendo una semilla. Ese asombro por lo especial de la naturaleza es lo que comparten mis hijos con mi esposo y es lo que permite que el brillo en sus ojos se vuelva más intenso.

Porque la respuesta a “¿Papá, los chicotes pican?” no lleva un simple “No”; sino una explicación sobre el propósito y sentido de cada ser viviente. Y aun después del quinto ¿y por qué? hay una respuesta amorosa que invita a preguntar y profundizar más. El entender la importancia de respetar y cuidar del medio ambiente hace mucho más fácil explicarles a nuestros hijos el por qué no usamos pajillas plásticas o porque utilizamos nuestras propias botellas cuando vamos a un paseo. Y es así como los niños no olvidan que nuestras acciones tienen un impacto profundo, aunque no lo podamos ver directamente y como ellos se toman muy en serio la conservación del medio ambiente. Me encanta escuchar a mi hija decir: “Sin bolsa por favor”, o “Mamá, mira te están poniendo lo que compramos en bolsa, ¡rápido deciles que no!”.

A los Padres: a pesar de las prisas del día a día los invito a recordar lo valiosas que sus respuestas y reacciones son para sus hijos. El permitirles a ellos dejarse sorprender por la naturaleza una y otra vez les recordará constantemente que debemos de tomar decisiones que no la dañen. Por fortuna cada día en El Salvador tenemos varias oportunidades de asombrarnos; como cuando empieza a florecer el árbol de fuego con sus flores anaranjado encendido o el cortez blanco con su intenso amarillo o cuando las tortugas marinas anidan por primera vez en nuestras playas. Si desde pequeños sienten esa conexión y respeto hacia el medio ambiente no va ser necesario hacer cambios de hábitos o propósitos temporales porque ya desde un inicio su estilo de vida será un reflejo de una conciencia verdadera por la naturaleza y los seres que la habitamos.

Para este Día del Padre sorprendamos a nuestros papás, abuelos, tíos con algo que sea bueno para ellos y como resultado no dañe el medio ambiente. El pensar en el bienestar de la naturaleza nos hace cuidar de nosotros mismos también ya que lo dañino para nosotros también la contamina. A todos ustedes que tienen un impacto directo en la vida de nuestros niños, ¡Feliz día del Padre, gracias por su amor, dedicación y ejemplo!

Nuestras marcas han sido seleccionadas cuidadosamente, tanto en las fórmulas como en su empaque, buscando no solo cuidar el medio ambiente, si no también, la salud y el bienestar de las familias. Leer más

Dejar un comentario