Pasos para un rostro reluciente

por | Ago 27, 18 | Cuidado de la piel | 0 Comentarios

 Existen tantos mitos y rituales sobre cómo lograr obtener un rostro perfecto. Desde cremas que prometen rejuvenecernos con tan solo una aplicación hasta vitaminas diseñadas para mejorar la piel. ¿Cuál es el verdadero secreto? La verdad es que no hay una sola manera para lograr un rostro reluciente: nuestra piel absorbe todo lo que colocamos sobre ella en tan solo 26 segundos entonces no puede haber una varita mágica que de un momento a otro resulte en una piel perfecta. La piel, siendo el órgano más grande que tenemos, es un reflejo del estado general de nuestro cuerpo y si le ponemos atención nos ayuda a darnos cuenta como esta nuestra salud.En esta entrada quisiera compartirles tres pasos fundamentales para lograr no solo un rostro reluciente sino que más importante aún, un rostro saludable que es equivalente a un cuerpo saludable: 
Productos naturales: Una rutina de cuidado personal con ingredientes orgánicos es uno de los pasos más importantes que puedes dar para tu piel (¡y para tu salud en general!). Estudios recientes indican que los ingredientes naturales compuestos de antioxidantes pueden ayudar a la hiperpigmentación e irritación en la piel y revertir los daños causados por el sol. Utilizar una línea completa que limpie, tonifique e hidrate la piel adecuadamente sin duda mejora muchísimo la apariencia del rostro. (ver enlance con más información sobre una rutina completa). Lo contrario sucede con los productos que, aunque puede que lleven uno o dos ingredientes naturales, tienen también ingredientes sintéticos como los parabenos, el triclosán, los phalatos y las fragancias artificiales. La acumulación de estos ingredientes en el cuerpo puede causar trastornos hormonales, alergias y enfermedades graves. A su vez estos ingredientes además de ser dañinos para la salud después de un tiempo pueden resultar en mayores problemas en la piel como inflamaciones, mayor resequedad y más arrugas. Muchos limpiadores tradicionales en el mercado remueven no solo la suciedad sino que también los aceites naturales, desbalanceando el ph del rostro, dejándolo sin protección y expuesto a más químicos, lo que causa un envejecimiento temprano. ¡Lo opuesto de lo que prometen hacer!Hidratación y una buena alimentación: Una de las principales causas de un rostro sin vida y con poros abiertos es la falta de hidratación. Sobre todo en nuestro país que es caluroso durante todo el año, un paso esencial en nuestra rutina de cuidado diario es mantenernos hidratados y ajustar nuestra toma de líquidos de acuerdo a la actividad física que hagamos y a lo caluroso que sea el día. Sin embargo, no todas las bebidas son iguales y sin duda el agua purificada es la mejor opción. ¡Si te cuesta tomar agua como a mí, un truco útil es agregar rodajas de pepino, menta o naranja para darle un sabor rico al agua sin colocarle ingredientes artificiales! Además, cada vez existe más información que demuestra la relación directa entre el intestino y la piel. Los mayores culpables: la comida procesada, el azúcar, el gluten y los lácteos. Por lo tanto para un rostro lleno de vida y salud es necesario también poner atención a lo que comemos intentando que la mayor cantidad de comida sea natural y de preferencia orgánica.

Manejar el estrés: Finalmente, es indispensable poder hacer alguna actividad que nos ayude a manejar el estrés en nuestra vida ya sea hacer algún deporte, practicar el yoga, tomarnos un café con una amiga, etc. Si observamos, nuestra piel nos deja saber cuando no estamos pudiendo controlarlo ya que empiezan a salir imperfecciones en el rostro que son una advertencia que necesitamos dedicar un tiempo para relajarnos y renovar energías.

¡Aunque no hay precisamente una sola manera de lograrlo, estos tres pasos si brindan resultados muy prometedores! Al final todas las areas de nuestra vida estan conectadas y nuestra piel no es la excepción!

Nuestras marcas han sido seleccionadas cuidadosamente, tanto en las fórmulas como en su empaque, buscando no solo cuidar el medio ambiente, si no también, la salud y el bienestar de las familias. Leer más