¿Por qué consumir productos verdes?

Abril 02_blog-26_mod

Todo mundo habla de lo verde en la actualidad; desde la comida hasta los empaques de los productos que usamos a diario. ¿Pero más que una moda será realmente importante adoptar un estilo de vida más natural o verde? ¿O será que así como otras tendencias o novedades, lo natural pasará a ser historia después de un tiempo? ¡La respuesta unánime es que no debería de ser una moda, si no una forma de vivir que nos acompañe durante toda la vida donde respetemos el planeta y cuidemos de nuestra salud al mismo tiempo! Y si nos remontamos al pasado, nos daremos cuenta que lo natural y lo verde tiene cientos de años de existir. ¡Sin importar en que momento nos haya llegado el mensaje, aún estamos a tiempo!

En esta entrada les compartiré algunas de las razones de por qué es indispensable hacer el cambio de productos convencionales a productos naturales.

Nuestra piel es el órgano más grande que tenemos y si nos detenemos a analizar un poco su función y anatomía nos damos cuenta que a pesar de ser una barrera sumamente protectora que nos defiende de infecciones y muchas enfermedades no es impenetrable.  Por el contrario, es el conducto más grande por el cual nuestro cuerpo permite que algunos químicos no deseados entren a nuestro organismo. Se estima que los adultos absorbemos de un 60-70% de lo que nos colocamos sobre la piel. Poco a poco se va descubriendo que ese porcentaje es aún mayor y que mucho depende de la parte del cuerpo y sustancia que nos estamos colocando. Las mujeres nos colocamos en promedio 12 productos al día y los hombres 6 cada uno con un aproximado de 126 químicos. Y al multiplicar cientos de químicos por producto nos topamos con miles de químicos potencialmente dañinos nadando en nuestro cuerpo todos los días. Y si hablamos de los niños, el porcentaje de absorción es aún mayor y su vulnerabilidad al ser expuesto a químicos dañinos puede causar a mediano y largo plazo enfermedades graves.  (Environmental Working Group).

También el nivel de absorción varía dependiendo de la parte del cuerpo; el rostro y los genitales por ejemplo son los que mayor absorción tienen lo que nos debería de dar la pauta para escoger muy cuidadosamente lo que nos estamos colocando! Sobre todo al conocer que los resultados adversos de utilizar ciertos químicos cada vez son más; desde alergias, problemas de infertilidad hasta diferentes tipos de cáncer.

Al saber que no solo lo que comemos sino que lo que colocamos sobre nuestra piel nos puede afectar, el siguiente paso no es simplemente adoptar la actitud de “bueno pues si todo hace daño entonces para que cambiar ”, sino más bien agradecer que tenemos esta valiosa información en nuestras manos y aprovechar las alternativas que funcionan igual o mejor que las tradicionales! Lo segundo es no abrumarse al querer cambiar todos los productos de una solo vez sino ir cambiado poco a poco los productos tradicionales por alternativas naturales. En la próxima entrada les compartiré algunos consejos de cómo pueden ir poco a poco adoptando un estilo de vida más natural!

Dejar un comentario