¿POR QUÉ DEBERIAS HACER EL CAMBIO A PRODUCTOS DE HIGIENE PERSONAL ORGÁNICOS?

Sé que puede sonar alarmista y hasta exagerado preocuparse por los ingredientes tóxicos en las toallas sanitarias y los tampones. Pero nuestra piel es más permeable de lo que uno se puede imaginar y es por eso que uno se debe de cuestionar los estándares convencionales de cuidado personal: toallas y tampones rellenos de lejía, materiales sintéticos, plásticos y productos químicos. ¡En lugar de apoyar la verdadera higiene femenina, se están incluyendo pesticidas en los productos que usamos!

Uno de los mayores problemas con la industria de productos femeninos es que los fabricantes no tienen que revelar los ingredientes que utilizan. Entonces, ¿cómo se las arreglan para evitar divulgar los ingredientes y el contenido? Muy simple, la FDA (la administración federal de medicamentos de Estados Unidos) ha decidido clasificar los productos femeninos de cuidado personal como dispositivos médicos. No tener que revelar esta información significa que todo tipo de aditivos/ingredientes que pueden presentar graves riesgos para la salud pueden estar en los productos de higiene femeninos.

Los riesgos sospechosos incluyen endometriosis, cáncer cervical, cáncer de mama, cáncer de ovario y, por supuesto, síndrome de shock tóxico. Si bien es cierto que un tampón o una toalla femenina convencional conlleva un riesgo mínimo, la exposición acumulativa si puede ser peligrosa. Las mujeres en promedio usan alrededor de 10,000 toallas sanitarias o tampones en su vida, y casi el doble si están en terapia de reemplazo de estrógeno. A pesar de que las alternativas pueden ser más caras o difícil de encontrar, la salud de nuestro sistema reproductivo vale la pena. Estas son algunas de las señales de alerta más importantes de los productos convencionales.

El Plástico

Obtenido principalmente de plástico crudo, cada toalla sanitaria convencional contiene el equivalente a unas cuatro bolsas de plástico. Además, las toallas convencionales equivalen a aproximadamente 180 mil millones de bolsas de plástico a nuestro flujo de residuos e impactan directamente al medio ambiente.

Blanqueador de cloro

La pulpa de madera blanqueada con cloro y el algodón pueden crear dioxinas tóxicas y otros productos derivados de la desinfección (DBP), como el trihalometano. La exposición a las dioxinas se ha relacionado con el cáncer.

Pesticidas y OGM

Los tampones tradicionales contienen algodón convencional entre otros ingredientes, lo cual significa que están muy cargados de residuos de pesticidas y probablemente contienen OGM (Organismos Genéticamente Modificados). El algodón es el cultivo más rociado de pesticidas, por lo que la inserción de un tampón puede ser equivalente a la inserción de un tapón absorbente de fungicida en el tejido permeable más íntimo.

Ftalatos

Llenos de neutralizadores de olores y otras fragancias, así como con colores artificiales, poliéster, adhesivos, polietileno (PET), polipropileno y propilenglicol (PEG), los tampones y toallas femeninas convencionales están llenos de productos químicos relacionados con la interrupción hormonal. Si bien hay una creciente conciencia sobre los efectos nocivos asociados con los productos químicos en el cuidado de la piel, la mayoría de las mujeres quizás no ha hecho relación con los productos de higiene femenino. Sin embargo, como mencionamos anteriormente, la piel es el más permeable de nuestros órganos, así como el más grande.

Si estás buscando alternativas inteligentes a las convencionales, un buen lugar para comenzar serían los productos orgánicos, sin cloro ya que no solo te protegerán de que los químicos tóxicos no entren en tu cuerpo sino que también estarás contribuyendo a una menor contaminación de nuestro planeta!