fbpx

Agregar aceites a tu rutina de cuidado de la piel es una manera fácil de ayudarle a retener su humectación natural, mientras que también la repara de los elementos que encontramos en el día a día.

¿Qué son los aceites faciales

y por qué son beneficiosos?

Los aceites faciales son ricos en nutrientes, ácidos grasos esenciales y antioxidantes que trabajan en armonía para proteger la capa de la piel, también conocida como barrera lipídica. Añaden una capa temporal de protección a la piel y forman una defensa para que la hidratación de la piel no se escape. Los aceites faciales son beneficiosos para todo tipo de piel, ¡incluso aquellas con piel grasa! La clave es encontrar los aceites que funcionen mejor para tu tipo de piel y tus necesidades.

Sigue leyendo para conocer 3 formas de incorporar aceites faciales en tu rutina de belleza de la cabeza a los pies…

1) ROSTRO

Mezcla 1-2 gotas de aceite a tu crema favorita para obtener una combinación perfecta de hidratación. También puedes colocar el aceite directamente en las palmas de las manos si prefieres.

Consejo: para un look resplandeciente, aplica aceite en tu rostro antes de aplicar la base de maquillaje.

2) CABELLO

Si tus puntas se sienten secas, protege y acondiciona las hebras frotando 1-2 gotas de aceite en las manos y aplícalas en el cabello.

Consejo: evita las raíces y concéntrate en las puntas trabajando hacia arriba para evitar una apariencia grasosa.

3) CUERPO

Nutre y suaviza las zonas ásperas de tu cuerpo como los codos, las manos, los talones y las cutículas. Aplica 1-2 gotas de aceite para una piel hidratada y rejuvenecida.

Consejo: ¡Guarde tu aceite de belleza favorito en tu bolso para que puedas hidratarte siempre que lo necesites!