fbpx

¿Sabías que la piel es nuestro órgano más grande? ¿Y la piel al estar saludable realiza una serie de funciones diferentes, desde actuar como una barrera hasta regular nuestra temperatura? Una forma de cuidar tu piel es establecer una rutina diaria consistente para ayudar a mantener tu piel sana.

La rutina correcta comienza con la identificación del tipo de piel que tienes. ¿Tu piel es seca o grasa, o tal vez tienes piel normal a mixta? El conocer tu tipo de piel te ayuda a identificar qué tipos de productos utilizar para abordar tus necesidades específicas.

En Pasos Verdes te ofrecemos cinco líneas de Andalou Naturals para el cuidado natural del rostro diseñadas específicamente para abordar las diferentes necesidades de tu piel. Utiliza las descripciones a continuación como una guía simple para ayudarte a elegir qué colección (es) es la mejor para ti.

Paso 1:

Decide qué línea se adapta mejor a tu tipo de piel:

  • Age Defying – Para piel seca
  • Brightening: para piel normal a mixta
  • Clear Skin: para piel grasa y/o reactiva
  • Quenching: para piel reseca o deshidratada agotadas
  • Sensitive- Para piel delicada

Es importante tener en cuenta que muchas personas tienen más de una necesidad en la que se quieren enfocar, por lo tanto no hay ningún problema en combinar productos de diferentes líneas para personalizar la rutina que mejor se adapte a tus necesidades.

Paso 2:

Sigue nuestra secuencia recomendada para el cuidado de la piel.

Hay varios productos diferentes para el cuidado de la piel, y puede resultar confuso qué usar, cuándo y por qué. Sigue estos tips para configurar tu propia rutina:

1. Limpiador: es mejor lavarse la cara dos veces al día, tanto por la mañana como por la tarde/noche, para eliminar el exceso de suciedad, aceite y/o maquillaje.

2. Exfoliante / Mascarilla: Recomendamos exfoliar y usar una mascarilla 1 a 3 veces por semana dependiendo de la sensibilidad de la piel para pulir suavemente las células de la superficie seca y opaca y revelar el brillo natural de la piel.

3. Tónico: Después de limpiar, exfoliar o el uso de la mascarilla, coloca suavemente en tu rostro y cuello, tanto por la mañana como por la noche. La tonificación diaria ayuda a equilibrar el pH y preparar la piel para hidratarla.

4. Tratamiento: este es un paso opcional para aclarar las ojeras o quizás para eliminar una mancha molesta. Se pueden utilizar tratamientos específicos según tus necesidades.

5. Suero: después de tonificar o aplicar un tratamiento para la piel, usa 1-2 dosis de un suero facial por la mañana y por la noche sobre el rostro limpio. El uso de un suero a diario proporciona altas concentraciones de antioxidantes e ingredientes activos a tu piel a un nivel celular más profundo.

6. Crema hidratante: recomendamos utilizar una crema hidratante tanto por la mañana como por la noche para mantener la piel hidratada y renovada. Dependiendo de tu tipo de piel y tus necesidades, puedes usar una crema hidratante con SPF además de una crema de día para la mañana y una crema de noche para la noche.

Seguir una rutina de cuidado de la piel no tiene por qué ser demasiado complicado. Una vez que conozcas los productos adecuados para satisfacer las necesidades específicas de tu piel y tengas claro qué usar y cuándo, todo será más fácil. Tu piel no solo te lo agradecerá hoy y mañana, sino que una rutina puede convertirse en un hermoso ritual de autocuidado, haciendo y disfrutando de un tiempo solo para ti.